suscríbete

Historia

Los orígenes del Tour

Nunca pudo sospechar el señor de Sivrac que el artilugio que fabricó en 1789 para que sus hijos simulasen jugar a caballo en el jardín de su casa, llegase a ser el elemento generador de gestas sublimes, apasionadas rivalidades y entusiásticas aficiones. El ciclismo de alta competición nace y se desarrolla en perfecta unión con la prensa escrita. Los periódicos crean y fomentan el desarrollo de este deporte. El crecimiento de nuevos medios de comunicación ha convertido en instantánea la noticia y hoy podemos contemplar desde nuestra butaca el esfuerzo extraordinario de los corredores.

Todo ello surgió en 1869 con la carrera que unió las ciudades francesas de París y Ruan. Luego se fueron añadiendo pruebas que transcurrían entre dos ciudades y que en la actualidad se conoce como clásicas. Pero fue en 1903 cuando Henri Desgrange y Geo Lefevre, del periódico L'Auto, se reunieron a almorzar en una cervecería del Boulevard Montmartre llamada Zimmer (años después sería rebautizada como Madrid) y comentaron la posibilidad de dar la vuelta a Francia en bicicleta.

El 16 de febrero publicaron la siguiente noticia en la primera página de su periódico: "El próximo mes de mayo se disputará la primera Vuelta Ciclista a Francia. Constará de seis etapas, con un total de 2.428 kilómetros y estará dotada con 20.000 francos-oro de premios". Al llegar el cierre de inscripciones sólo había quince nombres apuntados y Desgrange tuvo que retrasar las fechas e incrementar los premios.

El 1 de julio, frente al hotel Reveil Matin, 60 ciclistas tomaron la salida de la primera etapa que les llevaría de París a Lyón con 467 kilómetros de recorrido. El vencedor de la misma fue un deshollinador de profesión llamado Maurice Garin, quien también fue el primer vencedor final en París.

La 'belle époque' (1903-1914)

Estos años se distinguen por el colectivo acto de fe de un creciente público seguidor de lo que los periódicos le contaban. La prensa transmitía hazañas sobrehumanas de unos corredores, lanzados a la aventura, sin más ayuda que la propia voluntad de vencer o cuando menos llegar a la meta.

En realidad fue la época de las carreteras desastrosas, de caminos infames, entre nubes de polvo o barrizales pegajosos. De bicicletas que pesaban más del doble que las actuales, sin cambio de velocidades, con las que escasamente se alcanzaban medias de 25 kilómetros por hora. De largos recorridos nocturnos y controles sorpresa para evitar fraudes. De frecuentes pinchazos y averías de todo tipo que el ciclista debía reparar sin ayuda alguna. De ascensiones interminables por caminos de pastoreo donde la mayoría tenía que poner pie en tierra para alcanzar la cima.

Ante la primera ascensión al Balón de Alsacia en 1905, Henri Desgrange escribió: "Es una de las cosas más importantes a las que haya asistido nunca y confirma mi opinión de que el valor del hombre no tiene límite y que un atleta bien entrenado puede conseguir resultados sorprendentes".

Los vencedores son agasajados como héroes. Garin, Pottier, Petit Breton, Trousselier se convierten en figuras populares y admiradas. Enseguida nacen los duelos de aficionados que toman partido por Garrigou ante Georget o Lapize frente al gigante luxemburgués Faber. En 1910 se ascienden por vez primera los Pirineos. El Aubisque lo corona Lapize con la bicicleta en la mano y al divisar a los organizadores junto a la línea les insulta: "¡Asesinos, sois unos asesinos!".

A partir de 1911 llega la supremacía de los belgas. Defraye, Heusghem, Lambot, Buysse Tiberghien y sobre todo Philippe Thys arrasan a los franceses. Éste último es el primer gran campeonísimo del Tour. Tiene una clase extraordinaria y su tranquilidad y corrección producen la admiración de todos los públicos. Su figura es la base del lanzamiento de la marca de bicicletas Peugeot. Sólo la I Guerra Mundial logrará frenar su manifiesta superioridad.

Año Ganador Segundo Tercero
1914 Philippe Thys Henri Pelissier Jean Alavoine
1913 Philippe Thys Gustave Garrigou Marcel Buysse
1912 Odile Defraye Eugène Chrsitophe Gustave Garrigou
1911 Gustave Garrigou Paul Duboc Emile Georget
1910 Octave Lapize François Faber Gustave Garrigou
1909 François Faber Gustave Garrigou Jean Alavoine
1908 Lucien Mazan dit Petit-Breton François Faber Georges Passerieu
1907 Lucien Mazan dit Petit-Breton Gustave Garrigou Emile Georget
1906 René Pottier Georges Passerieu Louis Trousselier
1905 Louis Trousselier Hyppolite Aucouturier Jean-Baptiste Dortignacq
1904 Henri Cornet Jean-Baptiste Dortignacq Alois Catteau
1903 Maurice Garin Lucien Pothier Fernand Augereau

La época heroica (1919-1939)

La I Guerra Mundial se cobró la vida de tres vencedores del Tour: Faber, Lapize y Petit Breton. Después del largo y trágico entreacto, Desgrange organizó de nuevo la carrera. Participaron 69 corredores en la edición de 1919 pero sólo 11 completaron todo el recorrido.

La larga inactividad pasaba factura. Los belgas siguen arrasando, con las victorias de Lambot, Thys por tercera vez y Leon Scieur hasta que el mayor de los Pelissier consigue en 1923 entrar en París con el maillot amarillo, la camiseta del líder. Este emblemático jersey fue creado en 1919 por Desgrange, a petición de sus colegas periodistas, para distinguir en el pelotón al primero de la clasificación general. Lo llevó por vez primera Eugene Christophe, el viejo galo, entre Niza y Grenoble, décima etapa de aquella edición.

Un albañil italiano, muerto trágicamente, Ottavio Bottecchia, se impuso con enorme autoridad en las ediciones de 1924 y 1925. Su asesinato a pedradas por un campesino francés que creía que le estaba robando las uvas de su viñedo, le impedirá conseguir nuevas victorias.

Lucien Buysse, el luxemburgués Frantz por partida doble y De Waele seguirán impidiendo el triunfo de los franceses. Desgrange ve el peligro de la pérdida de popularidad del Tour y se saca un conejo de la chistera. A partir de 1930 se disputará por selecciones nacionales. La carrera individual se transforma estratégicamente. La fuerza del equipo se impone. Francia, con sus ases Leducq, Magne y Speicher, apoyados por los Bidot, Pelissier, Lapebie y Vietto se convierte en monopolizadora de los triunfos hasta que los belgas dejan de lado sus rivalidades personales y conjuntan un equipo poderoso con Romain y Sylvere Maes, Vissers, Vervaecke, Ritserveldt y Vlaeminck que les devuelve la supremacía.

Mientras tanto ha aparecido un joven extraordinario escalador que accidentalmente pierde una victoria que tenía en la mano en 1937. Al año siguiente se exhibe sin que nadie pueda hacerle frente. Su nombre, Gino Bartali.

La II Guerra Mundial impide los épicos duelos presentidos entre Bartali y Sylvere Maes.

Año Ganador Segundo Tercero
1939 Sylvère Maes René Vietto Lucien Vlaemynck
1938 Gino Bartali Félicien Vervaecke Victor Cosson
1937 Roger Lapebie Mario Vicini Léo Amberg
1936 Sylvère Maes Antonin Magne Félicien Vervaecke
1935 Romain Maes Ambrogio Morelli Félicien Vervaecke
1934 Antonin Magne Giuseppe Martano Roger Lapebie
1933 Georges Speicher Learco Guerra Giuseppe Martano
1932 André Leducq Kurt Stoepel Francesco Camusso
1931 Antonin Magne Jef Demuysere Antonio Pesenti
1930 André Leducq Learco Guerra Antoine Magne
1929 Maurice de Waele Giuseppe Pancera Jef Demuysere
1928 Nicolas Frantz André Leducq Maurice de Waele
1927 Nicolas Frantz Maurice de Waele Julien Vervaecke
1926 Lucien Buysse Nicolas Frantz Bartolomeo Aymo
1925 Ottavio Bottecchia Lucien Buysse Bartolomeo Aymo
1924 Ottavio Bottecchia Nicolas Frantz Lucien Buysse
1923 Henri Pelissier Ottavio Bottecchia Romain Bellenger
1922 Firmin Lambot Jean Alavoine Félix Sellier
1921 Léon Scieur Hector Heusghem Honoré Barthelemy
1920 Philippe Thys Hector Heusghem Firmin Lambot
1919 Firmin Lambot Jean Alavoine Eugène Christophe

La edad moderna (1947-68)

Entre 1939 y 1947 no hubo Tour. El diario L'Auto, acusado de colaboracionismo con los ocupantes alemanes, desaparece. Sus propietarios lanzan uno nuevo, llamado L'Equipe. Desgrange había fallecido y su lugar lo ocupa Jacques Goddet.

El 25 de junio de 1947 renace la carrera. De los cien participantes sólo trece lo habían corrido con anterioridad. Es una prueba extraña, que se resuelve en la última etapa. Una sorprendente escapada camino de París permite a Jean Robic alcanzar la victoria final sin haber llevado en toda la carrera el maillot amarillo.

Al año siguiente regresa a las carreteras francesas Gino Bartali, vencedor diez años atrás. Su principal opositor es la gran esperanza local, Louison Bobet. Su duelo es apasionante hasta que llegan los Alpes. En las ascensiones alpinas, Bartali, el monje volador, destroza al francés y demuestra una superioridad insultante. Todavía parece que puede ser el vencedor un año más tarde cuando viste el maillot amarillo camino de Aosta. Sin embargo, un pinchazo inoportuno le hace perder contacto con su acompañante de fuga, su gran rival Fausto Coppi y éste no desaprovecha la oportunidad. Kubler y Koblet, dos suizos de estilos completamente opuestos, sustituyen a los campionissimi en el palmarés. 1952 será la confirmación de Coppi como el mejor corredor de su tiempo, con magníficas exhibiciones en Alpe d'Huez y Puy de Dôme, que aparecen por vez primera en la prueba.

Por tres años, Louison Bobet es el soberano del Tour antes del triunfo del desconocido Walkowiak y de la aparición en escena de un hombre de frágil apariencia pero de condiciones portentosas que demuestra, sobre todo, en la lucha solitaria contra el cronómetro, Jacques Anquetil.

Sin embargo, los cinco triunfos del normando tendrán el paréntesis de la victoria de dos excelsos escaladores, Charly Gaul, en 1958, y el español Federico Martín Bahamontes un año después. La victoria del Águila de Toledo desatará el entusiasmo de los aficionados españoles. En ausencia de Anquetil y con un grave accidente de Riviere, el italiano Nencini, inscribirá su nombre en el palmarés de la grande boucle antes de que Anquetil encadene cuatro triunfos consecutivos con Bahamontes y Poulidor, el eterno segundón, como grandes rivales.

La desaparición del normando deja la prueba sin dueño. Gimondi, Aimar, Pingeon y Janssen son dignos vencedores de una carrera que ha abandonado la fórmula de equipos nacionales por la más realista de los equipos comerciales. La televisión irrumpe con fuerza en un deporte transformado en extraordinario vehículo publicitario.

Año Ganador Segundo Tercero
1968 Jan Janssen Herman Vanspringel Ferdinand Bracke
1967 Roger Pingeon Julio Jiménez Franco Balmamion
1966 Lucien Aimar Jan Janssen Raymond Poulidor
1965 Felice Gimondi Raymond Poulidor Gianni Motta
1964 Jacques Anquetil Raymond Poulidor Federico Bahamontes
1963 Jacques Anquetil Federico Bahamontes José Pérez-Francés
1962 Jacques Anquetil Joseph Planckaert Raymond Poulidor
1961 Jacques Anquetil Guido Carlesi Charly Gaul
1960 Gastone Nencini Graziano Battistini Jean "Jan" Adriaenssens
1959 Federico Bahamontes Henry Anglade Jacques Anquetil
1958 Charly Gaul Vito Favero Raphaël Geminiani
1957 Jacques Anquetil Marcel Janssens Adolf Christian
1956 Roger Walkowiak Gilbert Bauvin Jean "Jan" Adriaenssens
1955 Louis "Louison" Bobet Jean Brankart Charly Gaul
1954 Louis "Louison" Bobet Fredi Kubler Fritz Schaer
1953 Louis "Louison" Bobet Jean Mallejac Giancarlo Astrua
1952 Fausto Coppi Stan Ockers Bernardo Ruiz
1951 Hugo Koblet Raphaël Geminiani Lucien Lazarides
1950 Fredi Kubler Stan Ockers Louis "Louison" Bobet
1949 Fausto Coppi Gino Bartali Jacques Marinelli
1948 Gino Bartali Brik Schotte Guy Lapebie
1947 Jean Robic Edouard Fachleitner Pierre Brambilla

La supremacía de El Caníbal (1969-77)

El ciclismo es un deporte individual en el que cada vez ha tomado mayor importancia el valor del equipo. Sin los compañeros no se puede aspirar al triunfo, pero la victoria debe sonreír al que demuestre ser el mejor individualmente.

Thys, Bottecchia, Frantz, Leducq, Maes, Bobet y Anquetil habían sido grandes campeones; Bartali y Coppi campeonísimos; pero todos quedaron superados por la aparición de un belga nacido en Meensel Kiezegem el 17 de junio de 1945. A los 19 años se proclamó campeón mundial de aficionados y en 1965 hizo sus primeras armas como profesional. En 1969 disputó su primer Tour. Al finalizar la prueba, el gran Eddy Merckx figuraba en cabeza de la clasificación general, del gran premio de la montaña, de la clasificación por puntos y, con sus compañeros del Faema, de la clasificación por equipos.

Vence en etapas contrarreloj y en las más montañosas e, incluso en las llanas, puede derrotar a los más especializados llegadores. Su triunfo es avasallador y además tiene continuidad. Durante varios años no tiene rival aunque el español Ocaña ponga en peligro su triunfo de 1971, hasta que una caída en el descenso del Menté le deje fuera de combate. Ocaña, en ausencia de El Caníbal, sobrenombre que retrata el insaciable apetito de victorias de Merckx, será triunfador en 1973, antes de que el belga firme su quinta victoria.

Todavía rozará el triunfo en 1975, pero paga sus afanes atacantes con un desfallecimiento cuando se encaminaba en solitario hacia su sexta victoria. El francés Bernard Thevenet resulta favorecido y consigue el primero de sus éxitos, que reeditará dos años después. En el medio, un pequeño escalador belga, Lucien Van Impe, que alcanzará a Bahamontes en el record de seis reinados de la montaña, inscribirá su nombre entre los vencedores.

Pero, a rey muerto, rey puesto. La desaparición de Merckx propicia la ascensión de Hinault al estrellato.

Palmares 1957 - 1967
Año Ganador Segundo Tercero
1977 Bernard Thevenet Hennie Kuiper Lucien van Impe
1976 Lucien van Impe Joop Zoetemelk Raymond Poulidor
1975 Bernard Thevenet Eddie Meckx Lucien van Impe
1974 Eddie Meckx Raymond Poulidor Vicente López Carril
1973 Luis Ocaña Bernard Thevenet José Manuel Fuente
1972 Eddie Meckx Felice Gimondi Raymond Poulidor
1971 Eddie Meckx Joop Zoetemelk Lucien van Impe
1970 Eddie Meckx Joop Zoetemelk Gosta Pettersson
1969 Eddie Meckx Roger Pingeon Raymond Poulidor

El dominio de El Caimán (1978-86)

Bernard Hinault nació en la población bretona de Yffiniac el 14 de noviembre de 1954. Con menos de 24 años debuta en el Tour y con inteligencia y aprovechando al máximo sus condiciones de contrarrelojista consiguió derrotar al holandés Zoetemelk, otro eterno segundón de la prueba francesa. Igualmente sus debuts en el Giro y en la Vuelta los finalizará con victoria.

Hinault no llega al nivel de Merckx pero se le aproxima. Siente como el belga el deseo insaciable de la victoria y perfecciona su técnica de escalador permitiéndose luchar en ese terreno con los mejores especialistas. Su segunda victoria, en 1979, es todavía más rotunda. Se adjudica siete etapas y relega a Zoetemelk, de nuevo segundo, a más de trece minutos en la clasificación general.

Presentado por los franceses como el sucesor de Anquetil, se intuye que puede ser el heredero de Merckx. Parece confirmarse esta teoría en 1980, cuando en los Pirineos luce nuevamente el jersey amarillo, pero cae camino de Luchon y se ve obligado a abandonar. Zoetemelk se viste el maillot de líder y no desaprovecha la ocasión, a sus 34 años, para que no le sigan comparando con Raymond Poulidor, quien fue tres veces segundo y cinco tercero. El holandés obtuvo seis segundos puestos, pero por fin se apuntó el triunfo en la edición de 1980.

El Caimán volvió en 1981 pleno de fuerzas y con ansias de desquite. Desde el primer día impone su ley y consigue el triunfo final con más autoridad que dos años antes. Triunfo que repite por cuarta vez en la siguiente edición.

En 1983 decide levantar el pie del acelerador tras ganar la Vuelta a España. Todavía sobreviven los veteranos Van Impe y Zoetemelk pero aparece una nueva generación con Kelly, Roche, Millar, Anderson y, por fin, los españoles Arroyo y Perico Delgado. Francia presenta un favorito en la persona de Pascal Simon, cuya carrera como aficionado augura al sucesor de Hinault. Todos los pronósticos fallan. Nadie ha contado con un gregario que en la Vuelta ha apoyado espléndidamente a su jefe de filas, Laurent Fignon, y es quien se apunta el triunfo.

La victoria la repite un año después en feroz duelo con Hinault, quien ha creado un nuevo equipo. El Caimán toma la salida muy bajo de entrenamiento por culpa de una operación de rodilla y Fignon le derrota en todos los terrenos. La tercera plaza del podio es para un estadounidense, Greg Lemond, quien se ha sacrificado hasta el límite para ayudar a Hinault, su jefe de equipo.

Hinault, con la ayuda de Lemond, conseguirá su quinto triunfo en 1985. Fignon no puede presentar batalla por una inoportuna tendinitis. El bretón podría haber superado el récord de cinco victorias que compartía con Anquetil y Merckx. En 1986 es líder en Pau, donde Perico Delgado le bate al sprint en una llegada de ambos en solitario. Vence en Alpe d'Huez, agarrado de la mano de Lemond para dar a entender que no le disputará la victoria final, que le había prometido el año anterior, y se despide del Tour con un segundo puesto que sabe a victoria.

palamres 1968 - 1979
Año Ganador Segundo Tercero
1986 Greg Lemond Bernard Hinault Urs Zimmermann
1985 Bernard Hinault Greg Lemond Stephen Roche
1984 Laurent Fignon Bernard Hinault Greg Lemond
1983 Laurent Fignon Ángel Arroyo Peter Winnen
1982 Bernard Hinault Joop Zoetemelk Johan van der Velde
1981 Bernard Hinault Lucien van Impe Robert Alban
1980 Joop Zoetemelk Hennie Kuiper Raymond Martin
1979 Bernard Hinault Joop Zoetemelk Joaquim Agostinho
1978 Bernard Hinault Joop Zoetemelk Joaquim Agostinho

SuperMiguel entre barras y estrellas (1987-2000)

Greg Lemond parecía el claro sucesor de Bernard Hinault. Sin embargo, un desgraciado accidente de caza le alejó largo tiempo de las carreteras. También Fignon estaba aquejado por problemas físicos y el Tour aparece más abierto que nunca.

En lo alto del Alpè d'Huez parece que la victoria final va a sonreír a Perico Delgado, pero en la contrarreloj demuestra sus carencias y el irlandés Roche le despoja del triunfo.

La revancha de Perico se produce en la siguiente edición, que domina con autoridad de campeón, aunque con la sombra e inquietud de Burdeos, donde se hace pública una denuncia por dopaje que luego se desestima.

Al año siguiente, Delgado comete un gravísimo error en la etapa prólogo .llegó tarde a la salida. y deja el desenlace en un duelo apasionante entre Lemond y Fignon. La solución definitiva tiene lugar en los mismísimos Campos Elíseos. El estadounidense vence por sólo ocho segundos, la ventaja más exigua en la historia de la prueba. Delgado accede al tercer escalón del podio.

En 1990 la bandera de las barras y estrellas vuelve a ser izada en París gracias a la tercera victoria de Lemond. Esta vez, Delgado es cuarto, pero gracias, sobre todo, a la ayuda que le presta en su equipo un poderoso Indurain.

Miguel Indurain no es favorito en la línea de salida del Tour del 91. Se habla de Leblanc, de Mottet, de Bugno, de Chiappucci e incluso en tono menor de Perico Delgado... pero el navarro de Villava hace una completa exhibición en la etapa de Val Louron y se enfunda el maillot amarillo que defiende de sus adversarios hasta París. Es la primera de sus cinco victorias consecutivas, una gesta que parecía insuperable hasta que la superó Armstrong con sus siete triunfos seguidos.

Los triunfos del navarro se basan en sus extraordinarias condiciones físicas para afrontar las etapas contrarreloj, su regularidad y poderío en las ascensiones, su atención en el llano, el apoyo de un devoto equipo, incluido Perico Delgado, y una preparación adecuada para llegar al Tour en las mejores condiciones físicas y psicológicas. Es invencible y sus contrarios lo aceptan. Sólo cabe reprocharle, en voz muy baja, que no nos deleitase con algunas victorias parciales a lo Merckx.

Todavía en 1996 aspiró a su sexta victoria en un Tour que hace alto en la puerta de su casa. Desgraciadamente, su nivel no alcanza el de años anteriores y un danés, Bjarne Riis, le impide mejorar su récord.

palmarés 1980 - 1989
Año Ganador Segundo Tercero
2000 Lance Armstrong Jan Ullrich Joseba Beloki
1999 Lance Armstrong Alex Zulle Fernando Escartín
1998 Marco Pantani Jan Ullrich Bobby Julich
1997 Jan Ullrich Richard Virenque Marco Pantani
1996 Bjarne Riis Jan Ullrich Richard Virenque
1995 Miguel Indurain Alex Zulle Bjarne Riis
1994 Miguel Indurain Piotr Ugrumov Marco Pantani
1993 Miguel Indurain Tony Rominger Zenon Jaskula
1992 Miguel Indurain Claudio Chiappucci Gianni Bugno
1991 Miguel Indurain Gianni Bugno Claudio Chiappucci
1990 Greg Lemond Claudio Chiappucci Erik Berukink
1989 Greg Lemond Laurent Fignon Pedro Delgado
1988 Pedro Delgado Steven Rooks Fabio Parra
1987 Stephen Roche Pedro Delgado Jean-François Bernard

Llega Lance Armstrong (2001-05)

Se retira Miguel Indurain tras dominar la carretera en la década de los noventa. A su estela y tras los triunfos de Riis y Pantani surge la figura de Lance Armstrong. El estadounidense marca el paso de milenio y, con siete Tour consecutivos, pasa a la historia como el más laureado de la ronda francesa.

Un año después parece que va a repetir cuando un sorprendente Pantani electriza a las millonarias audiencias televisivas con portentosas exhibiciones escaladoras, a la vieja usanza, que le visten de amarillo en los Campos Elíseos.

Pantani y Ullrich, dos estilos diferentes, dos ciclistas representantes de especialidades muy definidas, son los candidatos al triunfo en 1999. El duelo no tuvo lugar ante la descalificación por dopaje del italiano (fallecido el 14 de febrero de 2004 de una sobredosis de cocaína). Pero el triunfo tampoco fue para el alemán. Un admirable Armstrong supo vencer en París, como había sabido vencer al cáncer. Con el suizo Zülle en segunda posición, completó el podio un Fernando Escartín que nos hizo sufrir casi tanto como el lo hizo para vencer en Piau Engaly.

Duelo entre Armstrong y Ullrich en 2000, esta vez sí con la presencia de Pantani. El italiano tuvo destellos de su clase escaladora pero no fue rival para los dos favoritos que ocuparon el podio, acompañados por la sorpresa del español Joseba Beloki. En 2001 la historia se repitió y muchos ya veían en Armstrong a una nueva leyenda del ciclismo.

La supremacía del tejano continuó en 2002, 2003 y 2004. Una mención especial merece este último año, en el que Armstrong superó los cinco Tours que sólo Anquetil, Merckx, Hinault e Indurain habían logrado. La edición de 2004 le coronó como el ciclista más laureado de la ronda francesa. 2005 parecía su último desafío: dijo que se retiraría después del Tour, que volvió a ganar por séptima vez consecutiva. Sin embargo, en septiembre de 2008 anunció su vuelta a las carreteras con el objetivo del más difícil todavía: ganar su octavo Tour.

palmarés 1990 - 1996
Año Ganador Segundo Tercero
2005 Lance Arrmstrong Ivan Basso Jan Ullrich
2004 Lance Arrmstrong Andréas Klödent Ivan Basso
2003 Lance Arrmstrong Jan Ullrich Alexandre Vinokourov
2002 Lance Arrmstrong Joseba Beloki Raimondas Rumsas
2001 Lance Arrmstrong Jan Ullrich Joseba Beloki

Pereiro y Sastre

Terminada la dictadura de Lance Armstrong, el ciclismo español retoma el dominio en el Tour después de unos años de perfil bajo, tras la época gloriosa de Miguel Indurain. Óscar Pereiro se adjudicó la ronda de 2006, aunque no sin polémica, y Carlos Sastre la de 2008. Entremedias, en 2007, Alberto Contador se subió por primera vez a lo más alto del podium de París.

Pereiro fue proclamado vencedor 15 meses más tarde, en un acto celebrado en Madrid, en la sede del Consejo Superior de Deportes, en una mañana de octubre. El corredor gallego se había subido al segundo cajón del podio en París, por debajo del estadounidense Floyd Landis, pero al poco tiempo se comunicó que este había dado positivo por testosterona sintética en la etapa en la que cimentó su victoria, en Morzine. Aquel día protagonizó una espectacular escapada, y sorprendente porque el día anterior había sufrido una pájara. Un largo proceso en los tribunales dejó clara la culpa de Landis y la organización del Tour reconoció a Pereiro como legítimo ganador.

La alegría de ver a un español de amarillo en los Campos Elíseos se prolongó en 2008. El madrileño Carlos Sastre logró "su sueño" con 33 años y tras 11 de profesional. Sastre forjó su triunfo en Alpe d'Huez y supo mantener la ventaja ante los ataques del australiano Cadel Evans. Acostumbrado a ser escudero de los jefes de fila, su progresión y regularidad se vieron premiadas con el triunfo en París. Sastre sabía que el Tour de 2008 iba a ser su gran y última oportunidad para estar en lo más alto del podio, y lo logró.

Año Ganador Segundo Tercero
2008 Carlos Sastre Cadel Evans Denis Menchov
2007 Alberto Contador Cadel Evans Levi Leipheimer
2006 Óscar Pereiro Andreas Klöden Carlos Sastre

Contador

2007 fue el año del madrileño Contador, quien se convirtió en el sexto español en adjudicarse la ronda gala, a la estela de Martín Bahamontes (1959), Luis Ocaña (1973), Pedro Delgado (1988), Indurain (de 1991 a 1995) y Pereiro (2006).

Unos días antes de terminar la carrera, Michael Rasmussen, líder de la carrera, abandonó la prueba a petición de su equipo (Rabobank) por no haber respetado el código interno de la formación y tras comprobarse que había mentido sobre su paradero durante los entrenamientos previos a la carrera. El ciclista había dicho que se encontraba en México cuando, en realidad, estaba en los Dolomitas, en Italia. Contador, segundo entonces en la general, cogió el maillot amarillo y se alzó vencedor en París.

Año Ganador Segundo Tercero
2013 Chris Froome Nairo Quintana Joaquim Rodríguez
2012 Bradley Wiggins Chris Froome Vincenzo Nibali
2011 Cadel Evans Andy Schleck Frank Schleck
2010 Andy Schleck Denis Menchov Samuel Sánchez
2009 Alberto Contador Andy Schleck Bradley Wiggins


Webs de PRISA

cerrar ventana